¿Qué colchón escojo?

16/01/2023

Elegir el conjunto de descanso puede ser una decisión difícil si no te pones en manos de un buen profesional

El colchón es una caja cerrada, y si no tienes la plena confianza en el establecimiento que lo adquieres no sabes lo que puedes llevarte a casa. Hoy en día el marketing hace que te ofrezcan colchones que prometen unas características fantásticas para tu salud y en realidad no disfruten de ninguna certificación y al contrario, puedan ser materiales tratados químicamente que con el calor de tu cuerpo desprendan tóxicos que inhalaràs durante un largo período de tiempo, y pueden perjudicar tu salud.

Por eso los establecimientos de confianza de toda la vida son los mejores consejeros.
Factores como el peso, la altura, patologías, forma de dormir, temperatura del lugar pueden ser factores decisivos.
Lo que es cierto es que un buen colchón te mejora la calidad de vida.

Para empezar un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de manera adecuada, la columna debe quedar alineada correctamente.
Años atrás se creía que un colchón duro era sinónimo de calidad. El blando o duro es más el gusto personal, y la firmeza es lo más importante.

Colchones de muelles (embolsados)
Tradicionalmente hablar de muelles era hablar de muelles independientes o de hilo continuo, actualmente los muelles han evolucionado y hablamos de muelle embolsada.
Los muelles embolsados ​​son muelles que trabajan de forma unitaria, proporcionando una independencia de movimiento en el caso de camas dobles.
El colchón de muelles goza de una buena ventilación, y proporciona una base muy adaptable a la presión de cada parte del cuerpo.
Dentro del muelle embolsada, según la cantidad de muelles tendrán más o menos adaptabilidad, y el diámetro del muelle también influye con la elasticidad.
Si un colchón lleva más de 1000 muelles ya hablaremos de micro muelle, y si lleva una pequeña capa de miga adicional más pequeña de altura será muelle nano.

Colchones de viscoelástica
Son colchones con núcleos despumacions de diferentes densidades, y las diferentes capas con viscoelástica, visco hielo, visco soja, viscografeno, super foam, super soft, lanas algodón, etc....
En función de los espesores, los materiales utilizados y las fundas o acolchados superiores tendrán unas características de confort y de precios diferentes.
Incluso tenemos colchones con muelles hechas de visco soja.
Cuando el colchón debe ir con cama articulada es conveniente que el núcleo sea perfilado para poder adaptarse al movimiento de la cama.
En estos colchones es importante las cámaras de aire para una óptima ventilación y transpiración.
Son adecuados para personas que tienen que hacer mucha estancia en la cama, problemas circulatorios, fibromialgias (siempre en función del espesor y calidad de la visco) dado a su sensación de ingravidez.

Colchones de látex
Actualmente es un colchón que tiene poca comercialización, quizá porque años atrás se hicieron barbaridades con el látex.
El látex natural es un material que proviene del árbol del caucho y que bien trabajado tiene un magnífico uso y resultado. Está indicado sobre todo para camas articuladas dada su elasticidad y flexibilidad. También es ideal para personas con alergias y asma.
Cuando hablamos de látex sintético es proveniente del petróleo y hay que estar al caso de que con un porcentaje de látex natural se puede etiquetar como látex natural y llevar una parte importante de sintético.

Colchones híbridos
Aprovechando todas las ventajas del muelle y de la viscoelástica, en lugar de núcleo despumacions tienen núcleo de muelle ensacado y las capas superiores con materiales como la viscoelástica y todos sus derivados, proporcionando confort al máximo, firmeza en la base, buena ventilación, y la independencia de movimientos en las camas dobles.